Sesiones personalizadas de psicología y psicoterapia

Abrí mi consulta hace muchos años y he tenido un recorrido por diferentes áreas de intervención que cubren sesiones personalizadas con individuos de muy diferentes áreas: adicciones, sobrerreacciones emocionales que dan lugar a conflictos en las relaciones con uno mismo, de pareja, familiares, con los hijos, con compañeros de trabajo, con el jefe en el trabajo etc... He atendido a personas con crisis depresivas, con crisis de ansiedad, con crisis existenciales, desorientación y un largo etcétera. Mi experiencia es vasta y amplia, y mis espectativas los suficientemente motivadas como para continuar. Atender a seres humanos significa lo primero reconciliarse con el ser humano, comprenderlo, investigarlo, aprender con curiosidad y espíritu investigador y nunca dejar de soprenderse.

Seguir siempre sentada en el pupitre de la escuela universal que es esta experiencia como ser humano en la vida. Aprender y aceptar las diferencias y sobre todo experimentar el respeto a cada biografía humana que se presenta delante de mí. Es muy importante el desarrollo contínuo, ya que he comprobado que cada cliente te viene a dejar una enseñanza y desde mi punto de vista y una vez más la humildad es la que debe de llevar de la mano a cualquier psicoterapeuta y coach que tenga la valentía de ponerse a formar parte de la solución. Incrementar la paciencia y aprender que cada ser humano busca la felicidad, aunque de manera errónea y equivocada tal y como los psicoterapeutas como seres humanos, también.

El haber descubierto maneras de aprender a ser felices y amar es el camino que hay que llevar a la práctica, pero para ello hay que cuestionarse y vencer el orgullo, vencer la desidia y vencerse a sí mismo o con-vencerse a partir de la verificación cuando uno ya por fin se atreve a probar y a lanzarse a experimentar sin la seguridad del "más de lo mismo". El psicoterapeuta o coach, que son las dos propuestas en las sesiones personalizadas que hago ha de estar un pasito adelante, o como digo yo en tono de humor, estar aunque sea un poquito "mejor" que los clientes que acuden a pedir apoyo profesional. El respeto, la paciencia, la humildad, el espíritu investigador, la sabiduría alcanzada y puesta en práctica y el aprender a ganarme la confianza de mis clientes es mi reto, y he estado, estoy y estaré en servicio en sesiones personalizadas de psicoterapia y coaching en la medida que pueda ser y se de.