Colaboradora clínica docente Univ. Autonoma Madrid

Desde el año 1994 hasta día de hoy, he estado en servicio en el departamento de psiquiatría, sección psicología medíca al lado e muchas personas, pero constantemente cerca de Jose maría Poveda, profesor titular del departamento y Jesus Poveda de Agustín, ambos doctores en psiquiatría y que hacen de la asignatura psicología médica todo un aprendizaje para los estudiantes de medicina que pasan por esa asignatura, una visión de la medicina en la que se introducen los conceptos, desde nuestro punto de vista fundamentales, de tener otra visión más humana de la enfermedad y de cómo la sanación es escucha, empatía y comprensión más allá del cuerpo y de la ciencia médica.

Aunque sea una visión algo idealista por los tiempos que corren, he sido testigo de muchos estudiantes de medicina introduciendo en su sistema de aprendizaje que no se trata de cuerpos enfermos, sino de personas con una biografía, con una personalidad y con una sintomatología que merece respeto, comprensión y escucha. Tratamos de introducir humanidad en los futuros médicos, sea cual sea su futura especialidad, tratamos de impactar en el ser humanos profesional, para que la empatía sea bidireccional. No se puede tener empatía si no se conoce uno a sí mismo como ser humano, sea cual sea su profesión.

Mi especialidad ha sido la enseñanza del eneagrama, y si he podido a lo largo de estos últimos 20 años trabajando como docente clínico y profesora honoraria, aportar algo de humanidad y autonocimiento a algunos de los estudiantes, doy mi labor por cumplida a día de hoy. Ha sido y es para mí un gran honor el espacio que se me ha concedido y que pienso me he ganado. Aportar consciencia en jovenes estudiantes que serán el día de mañana médicos, es ha sido y será una de mis labores que más estimulación y alegría me ha producido a lo largo de todo mi desempeño profesional. La Universidad Autónoma de Madrid, facultad de medicina, ha sido a su vez sede de los congresos, asambleas, y reuniones en general que tanto la Asociación Aeneagrama y la Asociación Aetana han tenido desde su nacimiento. En la facultad he conocido a personas muy extraordinarias, con las que me unen lazos de amistad, investigación y comunicación. Las experiencias vividas han traído a mi vida un aprendizaje que ocuparía páginas y páginas de exposición.