"Para tí" de Luis Bueno

Un día llegará hasta mi estación, 
sin previo anuncio, 
ese tren con billete sólo de ida. 
Quizá no encuentre mis papeles ordenados. 
Quizá tampoco mis tareas concluidas. 
No sé si habrá ocasión de despedirme
o de dejar cualquier misión encomendada.

Y por eso, hoy que aún el día es claro, 
y la estación sigue en calma y despejada, 
aprovecho para hacer mi testamento, 
mi encomienda, mi legado, mi reparto.

A los que nunca se atrevieron a la vida, 
les dejo mis caídas, mis errores, 
mis enseñanzas en momentos complicados. 
Mis nacimientos después de cada abismo.

A los que un día me brindaron una mano, 
les dono mi sonrisa y confianza. 
Les entrego una mañana luminosa, 
una nueva ocasión en que mostrarse.

A los que siempre callaron sus anhelos, 
les muestro mis manojos de temores, 
transmutados en gritos y palabras. 
Mis verbos hechos carne y dando vida. 
Mi música vibrante y silenciosa.

A los que nunca supieron que querían, 
les encomiendo ocuparse de mis dudas 
y de todo lo que hallé en mis noches largas. 
Les otorgo confianza y horizontes. 
Les propongo apertura y fantasía.

A los que un día me dieron perspectiva, 
les concedo mis pupilas y mi aliento. 
Mis señales para nuevos caminantes. 
Mi confianza en ellos mismos y en sus brillos.

A los que no conocí como quisiera, 
les corresponde compromisos de reencuentros. 
Charlas tranquilas contemplando atardeceres. 
Un hasta pronto sincero y convencido.

A los que no supe considerar amigos, 
les entrego mi lamento sonriente. 
Mi confianza en su verdad que me era ajena. 
Mi respeto en su compleja maestría.

A todos esos que ahora no concreto, 
les lego intacto mi álbum de amaneceres. 
Cada sonrisa en instantáneas recogida.

Y a ti, que siempre estuviste ahí, 
va todo el resto: 
mis palabras, mis silencios, mis miradas. 
Toda entera mi cuenta de esperanzas. 
Son todos tuyos mis recuerdos, mis vivencias. 
Mis sonrisas, mis misterios, mis creaciones. 
El usufructo de pasiones compartidas. 
Mis mejores momentos y presencias. 
La propiedad en pleno del amor que provocamos. 
En fin, todo lo que un día nos dio vida.

Ahora que sé que todo está ordenado, 
no habrá tren que de repente me sorprenda. 
No habrá instante inadecuado para el viaje. 
Y además, iré libre de maletas.

Salud y paz.

Luis Bueno - Coaching Generativo

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.